martes, 9 de agosto de 2011

.: Me Enamore:. Duo Shoot



5 años

EDWARD POV

Edward, hijo ven, llegaron vecinos nuevos hay que presentarnos.

No quiero—dije enfurruñado, porque se tenía que mudar una niña y luego una niña fea ni siquiera era bonita como la niña de mi kínder, Rosalie, era toda rubia y bonita, no, tenía que ser una niña fea puaj!!!

Edward Anthony Cullen, como puedes no querer conocerlos, nada más ve que hermosa hija tienen, además esta no es la forma en la que te he educado—dijo mi mamá enojada.

Pero mamaaaaaá – pero nada Edward, te imaginas lo difícil que fue dejar a sus amigas y amigos, no conoce a nadie hijo, tu aquí naciste y aquí siempre has estado pero te imaginas ella, pobrecita verdad? Bueno, que al menos tenga un amigo no te parece?

Anda vamos cámbiate esas ropas, arreglate—subi enojado a mi cuarto, porque tengo que conocerla, volví a mirar por mi ventana hacia la casa vecina—hmmp!! Ni siquiera es bonita.

Ya te oí Edward, tienes 5 minutos para bajar jovencito.

------------------------------------------------------

BELLA POV

Mami, es que no entiendo porque tenía que dejar a mi amigas por vivir aquí, es feo mami.

Isabella, cariño, debes entender que la profesión de papi es la de cuidar a la gente, y nosotros como su familia, nuestra obligación es seguirlo y apoyarlo o querías que papi se fuera solo?

Hice un puchero, claro que no quería que papi se fuera solo, mami y yo lo queremos mucho y nos hubiéramos sentido solas sin él pero, porque teníamos que cambiarnos, ya no podre ver ni a Jane ni a Heidi.

Mami es que con quien voy a jugar?

Hola!! Soy Esme Cullen y este par de hombres guapos que vienen conmigo son mi esposo Carlisle Cullen—Mucho Gusto—y mi hijo Edward—Hola!

Oh!! Hola Mucho Gusto, mi nombre es Reneé Swan y mi esposo… mmm… un segundo, querido—mande—ven un momento por favor—para qué? Oh! Hola Charlie Swan que tal? Mi esposo y nuestra hija, saluda Bella—Hola—dije escondida tras las piernas de mi mami

Pero que hermosa eres Bella, cuanto años tienes?—dijo la señora bonita—tengo 5 y levante mi mano mostrando 5 dedos. Vaya, igual que nuestro Edward, verdad hijo?—Si — Ojala estén juntos en el kínder, serán muy buenos amigos ya verán.

Amigo de la fea, nunca—abrí mi boca haciendo una perfecta O, fea? Me dijo fea?—Edward, discúlpate—Jamás seria amiga de un niño tan tonto como tu—Isabella Swan—no me importa que mi mami se enoje conmigo, salí de ahí corriendo junto con mi muñeca, porque nos teníamos que mudar, porque?

Sabes que estás invadiendo cada sentimiento que hay dentro de mí
Ruegas descaradamente cosas que mi mente no quiere decir
Y me asalta tu mirada sin piedad no me puedo defender
Me tendiste una emboscada una vez más estoy rendido mírame

16 años
 
BELLA POV

Ya viste como de guapo se ve Jasper hoy—suspiro mi amiga Alice, yo solo atine a dar otra mordida a mi sándwich mientras hacía rodar los ojos.

Qué? Ahora que me vas a decir?—me dijo Alice enojada, golpeando uno de sus pies en el piso—Al ya basta! Haces que parezca una vieja gruñona no te voy a decir nada—mas te vale—dice mirándome con los ojos entrecerrados.

Además de que serviría nunca me escuchas—dije provocándole un puchero—Isabella Swan es que en serio, de que se trata—dijo mi amiga dejándose caer a un lado mío—De verdad no te gusta nadie? Es que solo ve Bella, a poco no es el hombre más hermoso del mundo, no, del universo—dice suspirando mi amiga—jajajajaja Alice eres una exagerada.

Alice se me queda mirando de forma extraña hasta que empezó a sonreír como el gato de Alicia en el País de las Maravillas—No Al—No qué? No he dicho nada—no pero sé que lo harás así que no.

Bella, a ti de verdad no te gusta nadie—por unos segundos, mi subconsciente me traiciono y mi mirada se desvió hacia donde estaba el único chico que podría llamar mi atención, que la llamó desde que tenía 5 años.

Alice siguió mi mirada y se sorprendió—te gusta Edward?—grito, voltee enseguida para taparle la boca, aunque sentí la mirada de Edward sobre nosotras—Alice quieres callarte por favor—le susurré—claro que no me gusta Edward, solo estaba viendo hacia allá con la mirada perdida.

Si claro y yo soy una vampira, por favor Bella lo estabas viendo, te gusta verdad?—A quien le gusta quien Al?—las dos nos sorprendimos no sentimos cuando se acercaron y ambas nos pusimos coloradas, ahí enfrente de nosotros estaba el trió popular de toda la escuela, Edward Cullen, Jasper Whitlock y Emmett Cullen, quien diría que la belleza viene de familia, lo que Edward lo tenia de talentoso en la música, su primo Emmett lo tenia de fuerte y hábil en el deporte.

Puse mi cara de hastió y le conteste—nunca te dijeron que es de mala educación escuchar conversaciones ajenas Cullen?—dije respondiendo con sarcasmo.

No es conversación ajena si la gritan Swan, verdad Al?—con la mirada fulmine a mi amiga, quien solo tuvo el tino de agachar la cabeza, pero la levanto en cuanto Jasper hablo—Hola Alice! Como estas?—Sonrojada mi amiga respondió que bien y hasta ahí llego la conversación.

Dios, de verdad porque no se decían que se querían y ya, era obvio que ambos se gustaban porque no se declaraban y todos contentos, sonreí al momento que una de mis mejores ideas se formo en mi mente—Jasper, dime a ti te gusta alguien? Alice se puso roja y me volteo a ver con cara de susto—Si, en realidad si—el color se perdió de Alice y me arrepentí en ese momento de esa pregunta tan estúpida, mi amiga solo agacho al cabeza y se quedo callada.

Y a ti Swan te gusta alguien? Aunque claro, quien querría andar con alguien como tú, alguien tan sin chiste—me quede viendo a Edward, como podía alguien lastimar de esa forma , tome coraje y le respondí—Edward discúlpate ahora mismo eso fue grosero—me defendió Jasper—no Jasper está bien, en cuanto a tu pregunta te diré, SI, me gusta alguien y como puede andar conmigo? no se Edward, dime como puedo estar la descerebrada contigo?—poniendo mi mejor cara de duda y de inocencia.

Jasper, Alice y Emmett soltaron una carcajada ante mi respuesta, puse cara de inocencia y Edward me fulmino con la mirada—Tú…—Cuchurruminooooooooooooo!!! Te he buscado por todos lados, donde estabas?—dijo Rosalie—Hola Bombón he estado con los chicos todo este tiempo y ya sabes molestando a la tontuebella—dijo Edward riéndose de mi junto con su descerebrada.

Rosalie, se me queda viendo con cara de enojo y se pega completamente a Edward y le “susurra”—porque no nos vamos al cine, quiero ver esa nueva película contigo anda vamos, vamos—dijo haciendo un puchero, vi como Edward la tomaba de la cintura y la besaba y pude ver perfectamente como ella se derretía y suspiraba por ese beso, maldita la odio, la odio con todo mi ser. Aguanta Bella no puedes llorar no ahora, basta.

Claro que si Bombón vamos, es mas porque no vamos todos en parejas?—Que?—dijo Rosalie—si Bombón será divertido, Emmett va con Lauren, Jasper con Al y Swan… mmm espera es cierto Swan no tiene a nadie—dijo de forma burlona, eso fue todo lo que soporte, tome mis cosas y salí de ahí calmada con mi orgullo herido, solo me permití que viera como se derramaba una sola lagrima de mis ojos y me jure que esa sería la única, me aleje no sin antes ver como su cara perdía el color y el sarcasmo.

Te voy a demostrar Cullen, de lo que una Swan es capaz—Me prometí a mí misma, aunque sea lo último que haga, le hare tragar sus palabras.

Amiga si te acercas otro poco no resistiré,
Te besare
Amiga como es que no te das cuenta que ya nada puedo hacer,
Me enamore

19 años
 
EDWARD POV

Hay por Dios, hijo que guapo te ves, no puedo creer que tan solo en una semana te irás a Harvard a estudiar Medicina—mi madre decía llorosa—calma mama vendré en las vacaciones recuerdas?—le dije mirándola con una sonrisa para que se tranquilizara—si lo se, pero te extrañare tanto, creciste tan pronto—mamá…-- no, ya vengo—vi como mi mamá subía para limpiarse las lagrimas y poner su mejor cara.

Hijo, debes entenderla es difícil saber que ya no estarás con nosotros, que estarás en la universidad estudiando medicina, yo..—se le quebró la voz a mi padre y me acerque para un abrazo—lo sé papá—estamos muy orgullosos de ti Edward, mucho y me enorgullece más que siguieras mis pasos, sabes que siempre podrás contar con nosotros—lo sé papa, gracias por todo.

Bueno ya basta de lagrimas, debe irse a su graduación o llegara tarde, por cierto con quien iras?—dice mi mamá bajando las escaleras, mientras mi papá y yo nos separamos—no iré con nadie mamá, sabes que tengo años sin novia, desde que corte con Rosalie no he salido con nadie más.

Porque estoy esperando por una chica que huyo un día con lágrimas en los ojos haces 3 años, Bella, que estarás haciendo ahora? Con quien estarás? Arrugue el ceño ante ese pensamiento, de una tiempo a la fecha había estado soñando con ella y en cuanto oigo que mi familia la menciona, estoy atento a cada detalle, pero también en mi tiempo libre cuando me imagino que puede estar con alguien, los celos me recorren y me pongo a pensar en formas de matar a cualquiera que se atreva a tocarla.

Suspire, será mejor no pensar en eso—pero hijo no puedes ir solo, con quienes irán Jasper y Emmett?—sonreí, sabía que este momento llegaría tarde o temprano, pero no se esperan la sorpresa—Jasper va con Alice mamá, sabes que esos dos solo estaban dándose vueltas el uno al otro, creí que jamás se le declararía a Alice sino es porque Peter tenía toda la intención de que Alice fuera su novia, aun seguirían dándose vuelta y con Em, bueno el va con su novia— De verdad y quien es la pobre chica?—dice mi mama burlona y yo respondiendo en su mismo tono le digo—Rosalie.

La cara de sorpresa de ambos, logro sacarme una carcajada—pero hijo ella era tu novia, como puede Emmett…-- no te preocupes mamá tu sabes que jamás fue algo serio, siempre fuimos amigos y deberías verlos es miel por todos lados hasta te cansan.

Bueno si tu lo aceptas, nosotros también, pero entonces con quien…-- mi mama se interrumpió al oír el ruido de un claxon—bueno me voy, te quiero mamá, adiós llegare tarde, no me esperen despiertos—dije haciéndole un guiño coqueto a mi madre mientras me subía a la limusina que todos habíamos rentado.

Ed, Ed, donde quedo tu pareja?—me molesto Em abrazando a Rosalie, quien lo miraba como si fuera la única persona del mundo—déjame en paz Emmett y no me vuelvas a decir Ed, quedo claro.

Si, sí, claro—llegamos por Jasper y Alice, esta última se veía radiante, pero traía con ella una bolsa enorme de cosméticos y un vestido azul, me le quede mirando y le pregunte—Ali, para que todo eso?—dije señalando el vestido y el maquillaje, se miraron Rosalie y ella y sonrieron como si compartieron algo, pero fue Rosalie quien me contesto—es una sorpresa Ed.

Las mire y como no entendí solo atine a flexionar los hombros y me puse a platicar con Jas. Cuando llegamos la fiesta estaba en su apogeo, el tema era Casino Royal, en cuanto entrabas te topabas con cada hombre arreglado de la mejor forma posible y cada mujer bellamente arreglada, suspire.

Si tan solo estuvieras aquí—susurré—Quien? – me pregunto Alice, mirándome a los ojos—Quien que Al?—pregunte haciéndome el inocente – Quien te gustaría que estuviera aquí Edward?—me le quede viendo y fue cuando entendí que ella sabia nuestro secreto.

Tú lo sabes cierto? ella te lo dijo verdad?—le pregunte Alice se me quedo viendo, recibió un mensaje en su celular, lo leyó y después sonrió y me respondió—solo espero que esto funcione y se fue.

Salí para tomar aire, Dios la extrañaba tanto, deseaba tanto tenerla a mi lado, después de tanto tiempo me permití recordar esa noche hace 3 años el día que la fui a ver después de hacerla llorar.

Usas despiadadamente tu arsenal de armas para seducir
Entras ingeniosamente por puertas de mi alma que no suelo abrir
Y haces malabares con mi voluntad soy alfil en tu ajedrez
Con el corazón a punto de estallar ya me tienes a tus pies

3 Años Atrás

--------------------------------------------------------------------------------
Espero que les guste es Duo Shoot de regreso, estare esperando sus comentarios con ansias y mañana pondre la segunda parte, y en base a sus comentarios vere si lo hago historia o asi se queda, pero les advierto que deben saber primero el final, para ver si hay mas historia que contar. Las quiero y agradezco nuevamente que me reciban con los brazos abiertos







lunes, 8 de agosto de 2011

.:Regreso de Luna Eterna:.

Hola chicas!!!

Pues bueno solo les escribo esta pequeña entrada para decirles que vuelve B, regresa junto con los capis pendientes de seducción, regresa con varios OS, que he estado escribiendo, espero que perdonen a esta mala escritora con poca inspiración y que perdonen mi abandono.

Las puertas de mi casa y de mi blog estan abiertas para recibir a todas aquellas amantes de la lectura y a todas aquellas lindas personas a las que llamo AMIGAS...

Así que espero me reciban como la hija prodiga y den nuevamente la bienvenida a Luna Eterna.

Con cariño

B.

miércoles, 28 de abril de 2010

.: Seduccion Capitulo 14: Ganandome tu amor :.


Seduccion Capitulo 14: Ganandome tu amor

EDWARD POV

Como rayos había pasado esto? En un momento estábamos recibiendo dramas por parte de Tanya y al siguiente, estábamos siendo observados por Bella y sus amigas.

Solo con ver la cara de espanto de Bella, basto, para saber que cualquier oportunidad que tuviera había muerto, si es que existía esa oportunidad.

Suéltala—dijo Bella destilando desprecio en su voz,, Jasper reaccionando mal ante la orden, le apretó la muñeca a Tanya, ocasionando que ella soltara un grito—Jasper suéltala—le susurre, solo para sus oídos.

Te han dicho que la sueltes, hazlo—dijo Alice con voz de mandato, Jasper la soltó como si Tanya quemara y se alejo de ella viendo todo el tiempo a Alice, parecía como desesperado.

Alice, no es cómo crees, enserio, déjame explicarte— Jasper se movió hacia Alice tratando de tocarla, pero ella le rehuyó y esto ocasiono que Jasper quedara congelado en su lugar—no puede ser, me teme, otra vez se aleja de mi—oí la voz de Jasper en mi mente, Otra vez? Que significaba aquello?

Ella, no actuara igual estoy seguro, de ello—ahora fue la voz de Emmett, quien llenaba mi cabeza, hizo el mismo movimiento que Jasper, pero él fue más lento, como si midiera a su presa. Pero Emmett, se equivoco, al igual que Alice, Rosalie se alejo de él, poniendo entre ellos unos de los sofás que había en la habitación, marcando claramente su distancia.

Maldita Tanya, esta me la pagaras, lo puedo jurar—era la voz de Emmett, quien ahora miraba con odio hacia el lugar donde estaba Tanya—Mi diosa—dijo con voz triste.

Estas bien?—le pregunto Bella a esa mentirosa—si, lo estoy gracias— dijo con voz temblorosa, era buena, muy buena, sabia fingir perfectamente, cualquiera que no supiera la verdad sobre ella, pensaría que en verdad estaba mal.



Vamos—dijo mi Bella, sosteniéndola y ayudándola a levantarse, maldita sea ahora nosotros éramos los villanos de la historia, las demás chicas se acercaron para ayudarlas e hicieron de soporte, cuando estaban por irse, Cayo entro.

Pero qué? Que ha pasado? Porque está aquí?-- Ahora que hiciste mujer loca?— Loca?, me dijo loca?-- Estoy esperando un hijo tuyo y en cuanto se los dije me maltrataron, así es como tratan los hermanos Cullen a las mujeres—dijo llorando, por el dolor del rechazo, y yo sentí mi mundo moverse, tanto mis hermanos como yo la miramos con odio y enseguida mi vista se dirigió a Bella ella no podía creer que yo era capaz de maltratar a una mujer, eso jamás, vi cuando Tanya se pego mas a mi Bella y fue ahí cuando se desmayo.

Ahora era mi oportunidad con Tanya, fuera de combate podía explicarle, ella paso el cuerpo inerte de Tanya a Rosalie y Alice y se giro a vernos, todo el tiempo viéndome a los ojos y por primera vez en casi 100 años de vida tuve miedo, tuve mucho miedo de sus palabras y de cómo me miro.

Señores Cullen, Señor Vulturi, lo que acaba de pasar no se quedara así, eso lo pueden jurar— me acerqué por inercia, tratando de explicarle—Bella, en verdad esto no es…-- sin darme cuenta mis brazos se empezaron a cerrar en un abrazo y fue ahí cuando el odio por completo inundo su mirada.

No vi venir el golpe, hasta que me lo había dado y aun ahí no dije nada, me quede parado sin creer lo que había ocurrido—Bella, porque…-- no me toques Edward Cullen, porque no seré capaz de responder por mis actos.

Se giro y salió de la habitación-- Si, en definitiva ellas serán mis mejores guerreros en esta venganza, ellas y solo ellas serian mis peones en esta batalla—me puso en tensión al escuchar los últimos pensamientos de Tanya antes de que cayera en la inconsciencia.

Maldita, las está usando, las está manejando para su venganza—dije para que escucharan sin recordar que Cayo estaba en la habitación—Como sabes eso?—dijo Cayo.

Salí de mi estupor ante sus palabras, como se qué?—dije haciéndome el inocente—no te hagas Edward, como sabes que las está utilizando o mejor aun quienes son ellas y porque estaban con Tanya. Eso mismo quisiera saber yo, me dije a mi mismo,

Edward, dime—dijo Cayo—está bien, te diré, Tanya, como ya te diste cuenta dice que está embarazada de ti—Maldita enferma, jamás tuvimos relaciones, jamás—dijo la voz mental de Cayo-- lo cual yo sé que es cien por cierto falso—dije interrumpiendo su intento de explicación.

Lo que si se, es que está loca y que de alguna manera ha quedado embarazada—llevo a un policía a su cita con el ginecólogo—dijo Jasper, tratando de calmarse, se sentía devastado y ya estaba pensando en cómo volverse a acercar a Alice.

Qué? Es enserio? Sigue con la demanda y ahora me culpa de una falsa paternidad? Les molesta si me siento, creo que estoy mareado—asentí y le señale el sofá—espero que estes listo, para escuchar, porque Tanya está decidida a llevar a cabo su venganza.

Le explique todo, lo que mi “don” me había permitido leer en su mente, Cayo era una de las pocas personas que conocía uno de mis secretos, le explique de su modo de trabajo y como pensaba emplear a las chicas para acabar con nosotros.

Lo más interesante de todo es porque las usaría? Si a ellas recién los conocen, porque los lastimaría con ellas? O una pregunta mucho mas importante, de donde se conocen?—dijo Cayo ocasionando que toda la habitación quedara en silencio.

Es cierto, como no nos dimos cuenta antes, se va Tanya y llegan tres mujeres nuevas? Si como no, somos discretos Ed, nuestro negocio selecciona a las posibles clientes, después de un estudio de la persona, porque a ellas, las aceptamos como si nada? Quien las recomendó?

Estaban planeando una venganza junto con Tanya—dijo Jasper, viendo hacia la nada, sus pensamientos estaban llenos de imágenes de Alice, riendo, hablando, llenándose de rubor por sus palabras y de una Alice llegando al orgasmo, gruñí y Jasper supo de inmediato el porqué de mi enojo, me susurro un lo siento y asentí.

La verdad yo no las creo capaces, ustedes?—dijo Emmett, pensando solamente en Rosalie, la verdad era que todos nos habíamos encandilado de esas chicas, Jasper con Alice, que al parecer había afectado cada fibra de su ser, Emmett con Rosalie, que lo traía casi loco y desesperado por tratar de explicarle, por verla otra vez.

Y yo con Bella, como explicar lo que esa mujer ha provocado en mi, desde que la vi, cada parte de mi ser, volvió a la vida, jamás creí llegar a sentir algo así, ni siquiera por Ángela, lo sentí, es más fuerte que yo, es como si fuera completamente diferente de las demás, su carácter, su ansia de justicia, su entrega, su cuerpo, Dios, sus gemidos.

Debía pensar en otra cosa, o pronto tendría que lidiar con un problema más visible.

Creo, que estamos acabados, Señor, nada mas véanse chicos, están con la vista perdida, con una cara de sufrimiento, que casi es palpable y hasta a mi me duele verlos.

Saben que si les gustan esas chicas, porque no derrotan a Tanya, con su propio juego, ellas harán lo que sea para lastimarlos, pero ustedes en lugar de ser heridos, las harán amarlos, entregarse por completo ustedes, de modo que el amor que se tengan sea más fuerte que esa dichosa venganza.

Claro, como no pensé en eso, enamorarla, empecé a trazar planes para que me amara, tanto como la amo yo, wow! Frena ahí amigo, amarla? Dios la amaba, si la amaba y demasiado en tan poco tiempo ella se adueño de mi muerto corazón.

Haría hasta lo imposible, para enamorarla, para demostrarle lo mucho que la amaba, seguía pensando en mis cosas hasta que una voz me saco de mis pensamientos—Vaya, miren sus caras, se iluminaron por completo hace solo unos minutos estaban más blancos que de costumbre, casi grises y ahora hasta rubor tienen, bien eso es lo que necesito, ellos con sus chicas, mientras yo me encargare de esa farsante nunca más, volverá a molestarnos.

Desde mi punto de vista era mejor pelear juntos, pero tenía razón Cayo, esta era su batalla no la nuestra y seria él y solo él, quien acabaría con ella.

Después de seguir hablando de cómo resolver esto, cada quien partió a su oficina, me dedique a la revisión de unas cuentas pendientes hasta que termine y para cuando lo hice ya era muy tarde, era casi medianoche y sin quererlo siquiera ella vino a mi mente, que estaría haciendo? Estaría dormida? Despierta? En compañía de algún hombre?

Ese pensamiento despertó una furia inmensa en mi y sin pensar sali corriendo de mi oficina hasta la entrada del edificion, camine hasta encontrar una sombra y correr para perderme en la noche.

Llegue a su casa en cuestión de minutos, no vivía tan lejos, de las oficinas, cuando llegue, estaba todo apagado, estaría dormida? O habría salido? Esa furia nuevamente me embargo, no podía mas debía saber donde estaba, su casa era de dos pisos, trate de abrir la puerta, pero fue imposible, busque alguna llave oculta, pero nada.

Trepe hasta una de las ventanas del frente del segundo piso, la primera parecía ser una habitación de trabajo, con una computadora, varios artículos cortados y muchos libros en el escritorio, esta un leve olor de su efluvio, había estado aquí, pero hacia mucho.

Trate de abrir la ventana y esta cedió, dejándome pasar a su casa, me sentía un intruso, pero el estar en su lugar me lleno de una emoción indescriptible, cuando me acerque a ver los artículos del escritorio, vi varias anotaciones en una hoja y varios libros con paginas señaladas, o era escritora o editora de una periódico, mi curiosidad no sería saciada hasta conocer su profesión.

Camine a la siguiente habitación siguiendo su olor y ahí la encontré enredada, entre sus sabanas, completamente dormida, le toque la mejilla sin pensarlo y la acaricie, ella se removió inquieta y me aleje de ella—Bella, amor, perdóname —dije aunque sabía que no me escucharía.

Bella, te amo y hare hasta lo imposible, porque me creas, y seas la mujer de mi existencia, aunque me tarde años, el tiempo para mí ya no será un problema.

Me quede viéndola dormir toda la noche, para cuando salí en el amanecer de su casa, ya tenía trazado el plan que me llevaría directo a su corazón.
-------------------------------------------------------------------------
Espero, les guste este capi, les recuero que ahora si empieza lo mas bueno de la historia
las quiero mucho, mordiscos dulces a todas y las espero mañana.

p.d. Los personajes son de la Sra. Meyer, la historia de mi muy imaginativa mente.


martes, 27 de abril de 2010

.: Seduccion Capitulo 13: Cambios :.


Capitulo 13: Cambios

BELLA POV

Rosalie, iba manejando como si su vida dependiera de ello, se había saltado 3 semáforos en rojo ya y Alice iba viendo en la ventana, pero con la mirada perdida, yo no sabía ni como me sentía, era como si tuviera un pozo en el pecho y desconociera su razón.

Ellos la habían maltratado, se habían atrevido a lastimar a una mujer embarazada. Como se habían atrevido, Dios, sentía una impotencia tan grande, ya se le empezaban a notar los moretones en las muñecas de Tanya, empecé acariciar las muñecas para que fluyera la sangre y no se marcaran tanto.

Son unos malditos—dijo Rosalie, haciendo un alto, por fin en un semáforo, y apretando el volante en sus manos, mire de reojo a Tanya, quien se está moviendo por el ruido, después de desmayarse la habíamos despertado, había entrado en un ataque de histeria, y Rosalie, le había dado unos calmantes, dormía desde hace media hora.

Rose, no grites, por favor, la despertaras—pedí—Lo siento Bells, no es mi intención lo sabes—dijo susurrando su respuesta—lo se—dije viéndola por el retrovisor.

El semáforo volvió a quedar en verde y seguimos nuestro camino, hasta la casa de Tanya, vivía en las afueras de Phoenix, era una hora de camino, cuando no había tráfico.

Que vamos a hacer?—dijo Alice, sacándonos de nuestros pensamientos—yo no voy a permitir, que ese hombre me vuelva a tocar, jamás—dijo tranquila.

Vamos Al, te preocupas por el?—dijo Rose, con sarcasmo—pero si tu chico, no puede levantar un carro si quiere, no haz visto a Emmett? En verdad Bella, esto ya no me esta gustando—Ni a mi, Bella, si le hicieron eso a Tanya, que no nos harán a nosotras— y Tanya esta embarazada, por Dios—grito Rose, interrumpiendo a Alice.

Rose—la volvi a regañar, por su grito, esta vez; no sirvió de nada el regaño, Tanya había despertado.

Tanya, estas bien?—Tanya me miro, unos momentos antes de que los ojos se le llenaran de lagrimas—Ay Bella, porque, porque me pasa esto a mí, yo en verdad lo amo.

La abrace y lloro todo el camino restante hasta su casa, cuando llegamos nos invito a cenar— es lo menos que puedo hacer por ustedes—estuvimos ahí alrededor de 2 horas, cuando estábamos por irnos, Tanya nos hablo.

Gracias chicas, enserio muchas gracias, no se que hubieran hecho conmigo si ustedes no llegaban—dijo empezando a hipear—les agradezco mucho que me salvaran, pero deben tener cuidado los hermanos Cullen, son malos, muy malos, he oído rumores horribles de ellos, por algo pusieron ese lugar—Tanya se interrumpió y nos vio.

Por cierto que hacían ahí—nos quedamos calladas y fui yo quien hable—fuimos a hablar con Cayo, Tanya, a exigirle que te cumpla, nos llevamos un enorme susto al verte ahí y ser… tratada de ese modo.

Hablamos por otros 15 minutos, todas tratando de despistar las sospechas de Tanya, cuando ya íbamos de regreso, hable para decir, lo que creía debía ser un plan de acción de ataque.

Muy bien, se que tienen miedo, y se que esto cambia completamente lo que teníamos pensado, en un principio, pero si ellos juegan sucio, también nosotras.

Se acabo el ser las tontas inocentes que iban a seducción aprender, ahora seremos quienes los seduzcan, los que los usamos tanto como ellos utilizaron a Tanya—ante esas palabras, las chicas asintieron—acabaremos con ellos, y destrozaremos todo rastro de orgullo, los haremos rogar, por nuestras miradas y nuestros besos, mataran por tenernos en sus camas y eso solo será el principio.

Estoy de acuerdo—dijo Alice—Y yo, debemos ponerlos en su lugar—dijo Rose, sonriendo de lado y poniendo cara de suficiencia, si, en definitiva los hermanos Cullen, pagarían por todo el daño que le causaron a Tanya, ellos y Cayo Vulturi, se hundirían de esos, nosotras nos encargaríamos.

Lo que quedo del trayecto, estuvimos trazando planes, para las compras que haríamos al día siguiente, nuestro cambio de look, sería completamente distinto y cada una a su estilo, Alice, se encargaría de la ropa, Rose, del diseño y yo de las estrategias.

Cuando caí en el sueño, aun seguía pensando en cómo acabar con Edward Cullen y en porque me era difícil, el solo pensar en lastimarlo—Bella, amor, perdóname—fue esa voz en mis sueños, la que turbo mi corazón y mis ganas de venganza.

--------------------------------------------------------------------------
Chicas, se que es pequeño pero le promeo que ahora empieza lo mero bueno, se acerca un encuentro muy especial entre Edward y Bella, y un encuentro extremo entre Alice y Jasper, ni hablar de los explosivos Rose y Emmett.

Las quiero mucho

p.d. Los personajes son de la Sra. Stephanie Meyer, la historia de mi muy imaginativa mente

lunes, 26 de abril de 2010

.: Seduccion Capitulo 12: Guerra Declarada :.


.: Seducción Capitulo 12: Guerra Declarada :.

TANYA POV

Salí del consultorio de Jane, con las pruebas en mis manos, era momento de dar un pequeño pero gran golpe, me subí a mi auto, era un deportivo, adoraba este carro, era como yo, perfecto.

Salí del aparcamiento y me adentre en el tráfico, llame a la oficina, para avisar que me tomaría el resto de la tarde y que si me necesitaban estaría disponible en mi celular, llegue a la corporación de Seducción, teniendo solamente un objetivo en mente, atacar y destruir!

La recepcionista, quien muchas veces me había saludado gentil, ahora solo me miraba con sospecha—Buenas Tardes Srita. Denali, le puedo ayudar en algo?—Hola, querida, si, si puedes, vengo a ver a los hermanos Cullen, por favor—dije sonriendo y mostrando mi mejor cara.

Yo… ellos están en una junta, lo siento no puedo interrumpirlos, pero puede dejar un mensaje si desea y ellos se comunicaran con usted—hice un puchero y después deje a mis ojos empeñarse con lagrimas.

No entiendes—dije hipeando—debo verlos, es por algo muy importante y si no hacemos algo esto se saldrá de las manos, ayúdame—dije con voz llorosa, ella me vio sorprendida y enseguida marco una extensión, me pidió que me sentara y esperara, durante todo ese tiempo no deje de llorar y de hipear.

Señorita Denali, los hermanos Cullen, la esperan, sígame por favor—asentí con mi cabeza baja y aceptando la bolsita de pañuelos, que me ofrecía—Gracias—dije siguiéndola, esto había sido pan comido, era increíble, lo que unas lagrimitas ocasionan, reí para mí misma, si, sería muy fácil.

Llegamos a lo que pensé era el último piso del edificio, al abrirse las puertas del elevador, vi a un mujer tras su escritorio, con el cabello suelto y mascando chicle, argh! Qué asco, por favor, este era un blanco tan fácil.

Nos esperan, abre la puerta y tira el chicle, dijo la recepcionista enojada a la secretaria, esta hizo una cara de desprecio, tiro el chicle y se subió un poco la falda al levantarse y nos abrió la puerta.

Señor Cullen—dijo arrastrando las palabras de una forma sensual, vaaaya, que interesante, así que Edward, no perdía el tiempo, que imbécil era Bella, pero sería útil y eso era lo que importaba.

Pasa Tanya, gracias Jessica es todo, puedes irte—entre y me acomode en un sillón sin esperar a que se me invitara—buenas tardes Edward, Emmett, Jasper—dije asintiendo con la cabeza hacia cada uno.

Que es lo que quieres Tanya? Me dijeron que estabas llorando? Ahora que paso?—me dijo Edward clavando su mirada en mis ojos, era momento de actuar, abrí mis labios para hablar y pase mi lengua por ellos para dar un toque sensual.

Bien, Edward, yo estoy embarazada—oí un siseo de parte de Jasper, un suspiro por parte de Edward que estaba negando y una maldición susurrada de parte de Emmett, quien se paro muy rápido y en segundos estuvo enfrente de ella.

Se asusto, como le había hecho para llegar hasta ella tan rápido, no era posible, además le estaba gruñendo en la cara, Tanya, se sintió desmayar, que diablos pasaba—Emmett, cálmate, no ganaras nada con asustarla—dijo Edward observándome a mi todo el tiempo.

Emmett, se alejo nuevamente pero esta vez a paso lento y se volvió a sentar donde estaba, recuperando por completo la compostura.

Tanya, porque mientes? Sabemos que eso no es posible, Cayo y tu jamás—Tengo mis exámenes aquí, quieres verlos?—dije sacando mis exámenes de la bolsa, me acerque a el y le entregue la prueba., calmada, sabía que con ello me creería.

Edward, tomo la prueba de embarazo de mi mano y camino al lado opuesto, parándose sus hermanos y caminando a la par con el—No puede ser—Es imposible—sonreí para mis adentros, oh! Claro que era posible y claro que podía ser, los tenia atrapados, justo donde quería.

Pero mi objetivo no eran ellos, de ellos se encargarían ellas—creo…—dije sacando la voz un poco quebrada—creo que Cayo debe saberlo—dije derramando lagrimas y abrazándome a mí misma.

Que quieres que sepa, que lo están engañando haciéndole creer que será papa?—Jasper, cálmate—No hermano Jazz tiene razón, todos sabemos que el jamás intimo con ella, porque deberíamos creerle esta estupidez—dijo Emmett, señalando la hoja de la prueba de embarazo.

Porque es verdad, estoy embarazada, incluso un detective me acompaño al chequeo—al decir esas palabras, el ambiente cambio por completo en esa habitación, el enojo era casi palpable y la tensión se volvió tirante.

Perdóname Tanya, creo que no te escuche bien, tu dijiste que un inspector de la policía, te acompaño al chequeo?—me pregunto Edward, yo solo asentí—Cuando?—demando—hace unas horas vengo de ahí.

Tanya, tu sabes bien que Cayo, jamás, escúchanos bien, jamás te va a querer, deja de comportarte como una niñita mimada y consentida—dijo Edward serio, como se atrevía? Quien se creía que era? Cayo era mío y de nadie más.

Sin pensar me lance contra él, pero quien me sujeto fue Jasper y me jalo, lastimándome—No, Jasper, suéltala—ahí fue cuando escuche un jadeo, voltee a ver de dónde venía y fue cuando vi a Bella y a las chicas en la puerta, la que había jadeado era Alice, quien estaba más blanca que un papel, Rosalie miraba con odio a Jasper, pero fue Bella quien hablo.

Suéltala—dijo destilando desprecio en su voz, Jasper apretó mas fuerte su agarre ocasionando que soltara un grito de dolor, esta vez fue Alice quien hablo completamente calmada—Te han dicho que la sueltes, hazlo—dijo con voz de mandato, Jasper me soltó como si quemara y se alejo de mi viendo a Alice, desesperado.

Alice, no es cómo crees, enserio, déjame explicarte—dentro de la neblina de lagrimas que tenía en los ojos a punto de derramar por el dolor, vi a Jasper acercarse y a Alice, rehuir de él, Jasper inmediatamente se detuvo y se quedo quieto en su lugar.

Quien quiso hacer el mismo movimiento que Jasper ahora fue Emmett, logrando la misma reacción de Rose—estas bien?—me preguntaba Bella—si, lo estoy gracias—dije tratando de calmar los temblores en mi voz.

Vamos—me ayudo a levantarme y de inmediato las otras chicas se acercaron para ayudarme, antes de que pudiéramos salir la puerta se abrió nuevamente y ahora fue Cayo quien entro viendo lo que había pasado, me miro con odio y desprecio—Ahora que hiciste mujer loca?

Estoy esperando un hijo tuyo y en cuanto se los dije me maltrataron, así es como tratan los hermanos Cullen a las mujeres—dije llorando, por el dolor de su rechazo, me pegue mas a Bella y me deje ir en mi dolor.

Sentí cuando Bella paso mi peso a las demás y ella se volteaba a hablar con los demás—Señores Cullen, Señor Vulturi, lo que acaba de pasar no se quedara así, eso lo pueden jurar—me desmaye a medio camino, pero no sin antes ver como Bella, cacheteaba a Edward; que se había acercado a ella tratando de abrazarla, y se iba. Si, en definitiva ellas serian mis mejores guerreros en esta venganza, ellas y solo ellas serian mis peones en esta batalla.
---------------------------------------------------------------------------------
Lo prometido es deuda, aqui estare publicando a diario, siempre y cuando mi trabajo me lo permita

Las quiero mucho, besotes.

P.d. Los personajes son de la Sra. Meyer, la historia de mi muy imaginativa mente :D

domingo, 25 de abril de 2010

.:Avisos:.

Alo, chicas, escribo rapido, solo para pedirles una enorme disculpa, se que he olvidado el blog, la cuestion es que encontre trabajo y deseo ponerme al dia, asi que si Dios quiere, a partir de mañana, si todo sale como quiero, estare publicando un capitulo diario, para darle seguimiento a Seducción y que ya todas tengan este fic leido y terminado hasta su nesperado final

Las quiero mucho y espero comprendan, las quieroo

B

martes, 30 de marzo de 2010

.: Seduccion Capitulo 11: Engañando :.


Capitulo 11: Engañando


TANYA POV

Salí de casa de Bella después de que ella me calmara y me hiciera una comida para ponernos al día con nuestras cosas. Yo era abogada así que le conté de los casos que había tenido últimamente y de cómo descubrí que estaba embarazada de Cayo.

Aunque hubo unas preguntas que me hizo que me dejaron un poco inquieta, para que quería Bella tanta información de Seducción y de los Cullen. Quise sacarle información pero lo único que me dijo fue

“Pronto lo sabrás Tanya, esto mi amiga es por ti”

Así que al final mis sospechas eran ciertas, Bella y las chicas tenían algo que ver con seducción y con los mujeriegos hermanos Cullen, sino fuera porque caí rendida ante Cayo, Edward hubiera sido mi conquista. Esos ojos ambarinos atraen a cualquier mujer. Incluso a las puritanas

Esto salió perfecto, mi compañera de lagrimas enredada con un Cullen, que mejor que alguien indirecto que destruya a mi enemigo.

Después de llegar a la oficina y atender algunos asuntos, hable con una de mi secretarias para que me hiciera una cita con mi Ginecóloga Jane, ella y yo, éramos muy buenas amigas, las mejores y me había empezado a tratar desde hace años.

Regrese al caso que estaba atendiendo cuando oi que tocaban la puerta—adelante—era Heidi, mi secretaria, para avisarme que el Inspector Eleazar estaba aquí y que deseaba hablar conmigo—dile que pase Heidi, por favor.

Me prepare para recibir al inspector, lista para decirle lo de mi embarazo y que el padre es Cayo Vulturi. Para que constara en el acta de denuncia que había levantado.

Buenas Tardes Srita. Denali, como esta?—dijo entrando un hombre de fornida estructura, con cabello corte estilo militar color negro y unos ojos almendrados bellos y con una fiera expresión pegada en su rostro. Si, esto seria fácil

Adelante inspector, por favor tome asiento, le puedo ofrecer algo de tomar, agua, algún refresco, café tal vez?- dije tratando de ser cordial

No, muchas gracias Srita. Denali, solo vengo a corroborar unos datos de la denuncia que presento—dijo sacando una libreta con puntos ya hechos y empezando a repasarlos—Bueno Srita. Denali, aquí dice que usted acusa a la empresa Seducción de cometer fraude y robo hacia una de sus clientas, usted. Estamos de acuerdo?—levanto la vista para clavarse en mi mirada, era momento de emplear mi conocimiento como abogada, no me llamaban “Corazón Frio” por nada.

Si, efectivamente detective todo lo que dice ahí es cierto—jamás despegue mi mirada de la suya, hacer algo así era delatarme por completo—He sido ofendida, robada, mancillada y utilizada. Esto no lo puedo dejar pasar sobre todo por…-- mi voz se corto y sentí como mis ojos se llenaban de lagrimas y voltee la mirada para que no me viera en este momento de humillación.

Sobre todo…, que? Señorita Denali? Que es lo que no nos ha contado—lo mire nuevamente con lagrimas derramándose en mis ojos, tome aire y sin mas solté la información—Estoy embarazada detective llevo dos semanas de retraso.

El detective Eleazar solo la miro en silencio y después de unos minutos, en los que mas lagrimas cayeron de sus ojos, se levanto de su silla, guardo sus cosas y habla con voz clara y enojada—Tiene alguien que pueda corroborar su embarazo señorita Denali?

Si, hoy en la tarde tengo cita con mi ginecóloga, iré a hacerme una prueba de sangre y a que me hagan los chequeos necesarios—el detective asintió y volvió a hablar—Bien, quiero ir con usted…-- Queeee? Quiere pasar también—dije con voz llorosa.

No claro que no Señorita, yo…-- dijo poniendo completamente rojo desviando la mirada, después se dirigió nuevamente a ella, pero con una expresión completamente diferente en la cara—Señorita Denali, yo solo quiero el testimonio medico, es todo lo que necesito para poder avanzar, para cerrar ese lugar.

Tanya asintió, tomo el teléfono de su escritorio y confirmo con Heidi la hora de su cita con Jane y se puso de acuerdo con el detective para verse en el local 20 minutos antes de su cita, en cuanto el detective se fue, pidió a Jane investigar todo lo que pudiera sobre el detective y en cuanto tuviera la información se la diera, era urgente.

Heidi, una cosa más, comunicarme con Jane por favor—15 minutos después estaba escuchando el marcado al celular de Jane.

Jane Bright—contesto su amiga, provocando una sonrisa en su cara—Hola guapa—contesto relajada.

Hola Tan, como estas? Me dijo Heidi que querías cita conmigo a las seis, hay algún problema?—se escucho un demonios y un fíjate por dónde vas estúpido, antes de volver a oírla hablar—lo siento Tan, tu sabes cómo es el trafico en esta ciudad. Bueno dime ahora que pasa, tu jamás pides cita antes de la fecha, debe ser muy importante.

Tienes tiempo? Necesito que vengas a la oficina—hubo un silencio del otro lado de la línea—llego en 10 minutos estoy a 8 calles, espero que realmente sea importante Tanya, porque es mi hora de comida.

Faltaban 30 minutos para mi cita con el detective y con Jane y el trafico estaba pésimo, no llegaría a tiempo, o eso creí cuando estaba estacionándome en la entrada del consultorio clínico de mi amiga, por alguna clase de milagro, el trafico se había vuelto más fluido, lo que me permitió llegar a tiempo.

Buenas Tardes Señorita—dijo saludándola el detective, asentí y abrí la puerta del consultorio—Hola Aby, como estas? Esta Jane ocupada?—Hola Tanya, que tal? No ella está libre ahora su última cita salió hace 20 minutos, espera para ver si te puede atender ahora.

Puedo ayudarle en algo Caballero?—Oh! No Aby, el viene conmigo—sonreí y después de eso la secretaria de mi amiga se retiro, pasados unos minutos ambos estábamos entrando al consultorio de mi amiga.

Tanya—dijo Jane levantándose y dándole la mano—hace tiempo no te veía que te trae hoy por aquí? Y este caballero? Mucho gusto Señor, Jane Bright—repitiendo el saludo con el detective.

En cuanto tomamos asiento le explique mi situación a Jane, nuevamente, y pasamos a un consultorio anexo donde me tomaron un muestra de sangre y donde me hicieron un chequeo en “la plancha” como a mi me gustaba llamarle.

Mientras me cambiaba y esperábamos el resultado, Jane hablo con el médico en el otro consultorio, cuando salí de la habitación continua, Jane asentía y el detective se despidió, dando un asentimiento hacia mi persona antes de retirarse. En cuanto escuchamos la puerta de la entrada cerrarse, me senté enfrente de mi única mejor amiga y me sonrió.

Bien cariño, felicidades! Estas embarazada de 5 semanas—dijo sonriéndome, y ocasionando que respirara tranquila—al parecer tuviste la suerte de que una de nuestras clientas tuviera casi tu mismas fecha de “atraso” por cierto por lo que pude ver se acerca tu periodo de ovulación, cuídate sino quieres que esta falsa, se vuelva realidad—asentí y suspire, sonreí.

Gracias Jany, ya solo falta que ese trió de taradas hagan su papel, en esta historia y acaben con Seducción de ese modo, mi venganza estará completa—ambas sonreímos y esa noche descanse como nunca lo había hecho.
     -----------------------------------------------------------------------------------
Perdon por la tardanza he tenido muchas cosa en mente aqui les dejo este capi, se que la odiaran con toda su alma jiji, dejenme sus comentarios son muy importantes para mi

P.D. Los personajes son propiedad de la Sra. Stephanie Meyer


lunes, 29 de marzo de 2010

.: PremiO :.

Hola! Solo paso rapido a dejar este lindo premio que mis queridas amigas Kassi y Tere Cullen del blog Amor Lobuno www.kassicrepuculera.blogspot.com me dieron

Muchas Gracias chicas, las quiero

Mordiscos Dulces

viernes, 19 de marzo de 2010

.: Hasta mi Final :.


HASTA MI FINAL
Tu lugar es a mi lado
Hasta que lo quiera Dios
Hoy sabran cuanto te amo
Cuando por fin seamos dos

Si me hubieran dicho hace dos años, que hoy me encontraría frente a la mujer mas popular y mas bella de la universidad bailando nuestro vals de matrimonio, me hubiera reido; en realidad me hubiera carcajeado hasta que me doliera el estomago, Isabella Swan y Edward Cullen.


La popular y el Nerd, seria algo de locos, pero extrañamente de todos los hombres ella me había elegido a mi, a mi por sobre el quaterback de la universidad, Jacob Black, quien irónicamente se había casado hace dos meses con su alma gemela mi prima Nessie, sin poder ocultar solte una risita y Bella me miro con cara de “que es tan gracioso?”


Solo negué, con la cabeza y ella rodeo los ojos, se acerco a mi oído y me susurro—“ Sabes Cullen, lo que me enamoro de ti fueron tus locuras,-- me miro a los ojos reflejando la adoracion que los mios tenían—no me prives de ellas, así que dime de que te ries."


Sonreí la acerque mas a mi y la bese tan lento reflejando en ese beso el inmenso amor que le tenia y la adoracion que sentía hacia ella—Solo pienso en lo afortunado que soy Swan, y en lo difícil que me lo pusiste—sonreímos ambos recordando todo lo vivido estos dos años.


Y nunca estuve tan seguro
De amar asi, sin condicion
Mirandote mi amor te juro
Cuidar por siempre nuestra union..

Bella, que tienes? Me estas haciendo caso siquiera? Que vez?—Ignore por completo a mi mejor amiga, Alice, quien para la mayor ironia de la vida era la hermana del hombre que me tenia loca desde que lo vi la primera vez.


Estaba estudiando hasta tarde en la biblioteca, cuando me dijeron que iban a cerrar pedi prestados los libros y ya estaba por salir cuando una melodía me detuvo, me gire oyendo la tonada que era tan lenta pero a la vez tan dulce, como si hablara de un amor. Me guie por mi instinto y fui al salón de música, y allí ante mi había un Edward completamente entregado al piano, a la melodía, sentí como un escalofrio invadió mi cuerpo, era tan hermoso y sexy verlo así.


Sin que se diera cuenta me gire para salir, ese seria mi secreto haberlo visto así. Desde ese día lo buscaba con la mirada o me quedaba hasta tarde para oírlo nuevamente, me di cuenta que tenia una rutina, tocaba el piano los Lunes, Miercoles y Viernes cuando no había nadie para escucharlo.


Así que mi días de sufrimiento eran los Martes y los Jueves, los fines de semana buscaba cualquier excusa para ir a casa de Alice y verlo aunque sea en la distancia, llevaba mas de 8 meses enamorada de ese hombre y aunque sabia que jugábamos en diferentes ligas, eso no era impedimento para que yo le hablara, pero por mas que intentaba jamás pudimos concordar, además el imbécil de Jacob no hacia mas que humillarlo enfrente de mi, y así quería que lo amara, ja! Que siguiera esperando.


Sabes Bella, es demasiado grosero ignorar a tu mejor amiga—dijo la duendecilla q tenia por amiga, sacándome de ese recuerdo—no debería ni dirigirte la palabra, por la grosería que me hiciste, pero se que no lo haces con intención cierto?.


Lo siento, Alice, no se que me pasa últimamente he estado un poco distraída es todo, me perdonas?—dije viéndola y haciendo un puchero, ella se rio, salto de su asiento y me abrazo, eso me saco una risita, era incorregible, a veces parecía una niña no una chica de 21 años—no cambias sabes, debería madurar—dije, mientras ella me respondía sacándome la lengua y regresando a su lugar.


Suspire y gire nuevamente mi vista hacia el jardín donde Edward estaba con sus amigos tirado bajo una sombra, riéndose—Sabes deberías decirle, lo mucho que lo quieres, estas mas que completamente enamorada de el cierto?—Si es algo irremediable—dije sin darme cuenta que hablaba de mas, gire rápido mi cara par ver a Alice con una sonrisa triunfal en su cara, rayos, esta chica era un peligro.


Alice yo…-- Traquila Bella, crees que no me he dado cuenta de sus miradas? El esta igual de loco que tu pero ninguno se atreve, sabes si no te apuras, lo perderas—dijo señalando a Jessica Stanley que se acercaba caminando a Edward, unos celos terribles invadieron mi cuerpo y me levante sin pensar—Ahora Vuelvo—dije ya caminando y escuchando solo una risita de la enana.


El camino hasta el árbol donde estaba Edward, se me hizo eterno pero cuando llegue, lo hice justo a tiempo de impedirle su movimiento a Jessica—Edward—dije fuerte para que ella se frenara, y lo hizo, mientras que Edward levantaba la cabeza sorprendido, ay por Dios quien fue el idiota que dijo que tenía que haber grupos sociales en una escuela—puedo hablar un momento contigo?—pedí con la voz controlada, mientras el respondía un claro y se levantaba—Ya vuelvo—dijo y se acerco a mi.


Mi garganta se cerro, no podía pronunciar palabra, tonta que rayos crees que haces, me regañaba mi mente- Dime Isabella en que te puedo ayudar—sin querer hice una cara de disgusto ante la mención de mi nombre completo—dime Bella ok? Solo Bella, Isabella solo me dice Charlie y Renee cuando me regañan—el asintió, pero serio siempre serio, bufe, que rayos hacia esto no funcionaria.


Bien Is… Bella en que te puedo ayudar?—me le quede viendo que le podía decir, que? Y de repente una idea surgió en mi mente, sonreí sin pensar—Bella?—ee?? A si, bueno mira lo que pasa es que voy muy mal en mate—dije haciendo un puchero y vi como se puso rojo y desvio la mirada, levantándose los lentes, que fue eso?—y bueno, quería ver si me pudieras dar asesorías, ya sabes eres el mejor de la clase.


El me volteo a ver y yo volvi a sonreir y el volvió a girar la cabeza, asintió—claro? Que te parece Lunes, Miercoles y Viernes?—sin pensar grite no y se me quedo viendo y yo solo rei nerviosa—es que esos días ya tengo otra asesoría—menti, el volvió a cabecear y dijo—bien entonces los Martes, Jueves y Sabado, te parecen?—asentí y antes de irme dijo—bien, pero desde ahora te digo, no quiero que me falles Bella, sere un instructor justo y no quiero que me salgas con tus “saliditas” con tus amigas, si vamos a hacer esto se hara bien—me quede callada, jamás crei ni pensé que en verdad las palabras dolieran tanto, pero me equivoque.


Solo asentí y sin mas me di la vuelta, ya cerca de Alice, me agache para tomar mis cosas y salir del lugar, cuando ya estaba saliendo solamente le dije—Creo que te equivocaste amiga, el no ve en mi mas que a alguien frívola y sin corazón—se me quedo viendo con sorpresa y después Sali al estacionamiento, me subi a mi camioneta y me fui a casa, hoy ya no deseaba saber de el, hoy le lloraría, pero mañana veria la mujer que soy


--- Chorus ---
Hoy te prometo
Amor eterno
Ser para siempre
Tuyo en el bien y en el mal

Hoy estaba mas nervioso de lo normal, era lógico lo sabia, pero era imposible calmarme hoy después de 3 meses de darle asesorías a Bella me armaría de valor y le pediría ser mi novia, había preparado todo, para que pareciera casual, un día normal la única diferencia era que tenia un ramo de flores preparado y escondido, solo faltaba que ella llegara, nunca llegaba tarde y hoy llevaba 30 min. De retraso, me empece a preocupar.


Cuando había pasado ya una hora, empece a preocuparme, era un imbécil en todo este tiempo jamás cambiamos numero de celulares, maldición ahora como la contacto, me estaba poniendo la chamarra para ir a buscarla a su casa, cuando tocaron la puerta de mi habitación, gire para ver a un Alice llorosa, enseguida me asuste.


Alice que pasa? Porque…-- Es Bella, Ed, tuvo un accidente de camino para aca no alcanzo a frenar en una de las curvas y su camioneta se estampo contra árbol, se la llevaron al hospital, esta en coma—NO, ELLA NO rugio mi mente y Sali disparado de mi habitación, me subi al Volvo lo mas rápido que pude y maneje como si mi vida dependiera de ello, al final de cuentas, era lo que dependía. Mi vida, mi vida junto a Bella.


Llegue al hospital y entre corriendo a la sala de urgencias—Edward—me gire al escuchar mi nombre—Carlisle, ahora no por favor estoy buscando a…-- Bella, lo se, lo siento hijo no puedes entrar ahora esta en terapia intensiva, esta muy herida, llego inconciente y sufrió un paro respiratorio de camino al hospital—con cada palabra de mi padre, sentía hundirme mas, no por favor no, que este bien por favor Dios, que este bien.


Hijo lo siento tanto se cuanto la quieres y el valor que tiene para ti, pero debo ser sincero, si no sale del coma pronto es probable que no vuelva hijo—sus palabras me estaban matando, me decía que no habría un nosotros jamás.


Pasaron 2 semanas y Bella no reaccionaba, después de pasar los primero días en Terapia Intensiva y lejos de mi, al quinto día la pasaron a una habitación y por fin pude verla, iba a verla todas las tardes saliendo de la escuela y todos los días me quedaba hasta que la hora de visita se acababa, después me iba siempre despidiendo con un beso en su frente y diciendo “Vuelve a mi Bella, vuelve.”


Hoy era Viernes, era otro igual, sin mi sol personal, todos los días eran grises, iba y venia sin ir a ningún lugar, por fin habían acabado las clases y ya iba para el hospital cuando una voz me detuvo—Edward—era Jessica Stanley, Bella muchas veces se había burlado de mi.


“En verdad que eres ciego Edward, a esa mujer le gustas, sabes empiezo a preocuparme por tu vista”


Edward—su voz me saco de mi ensoñación—mmm, si perdón dime Jessica—se mordió el labio y como si estuviera pensando el algo, respiro y luego dijo—Edward, tienes algo que hacer este fin de semana?—me quede callado, toda la escuela sabia a que dedicaba mis días, incluso Jasper el novio de mi hermana me decía que era un loco, por dedicar tanto tiempo a Bella, pero el no entendía, solo Alice y yo sufriamos con esto.


Lo siento Jessica, ya tengo planes, pero gracias por la invitación—Sabes Edward, no deberías esperar a que ella despierte lleva dos semanas así, que si ya no lo hace, que si ya no despierta, seguiras así por ella?—pregunto con enojo y respondi indignado—si eso pasa o no llega a pasar, eso es algo que a ti no te importa Jessica, hazme el favor de dejarme en paz y en el futuro no me dirijas la palabra jamás, gracias!


Jessica se puso blanca y se fue, respire hondo y entre en el volvo, conduje hasta el hospital y estacione donde todas las tardes, llegue a comprar una rosa roja, como todos los días y entre al cuarto de Bella.


Hola Bells, hoy también te he traido una rosa roja, deberías verla es preciosa, es un hermoso capullo—me sente en la silla y le tome la mano, puse la flor en el florero de al lado de su cama, bese sus nudillos—igual que tu Bella, un hermoso capullo que esta en la época de florecer, de crecer, de aprender, de amar—se me quebró la voz, ya no pude mas. Deteste los lentes de contacto que Bella me había hecho empezar a usar, me dijo que me veias mas “sexy”.


Sabes—dije con la voz cortada y las lagrimas a punto de desbordarse—el día del accidente, te pediría que fueras mi novia, te diría lo importante que te haz convertido para mi, lo indispensable que eres, Dios Bella, vuelve por favor, me estoy muriendo sin ti, vuelve mi amor, por favor.


Llore hasta cansarme siempre con la mano de Bella agarrada, un toque en la puerta me alerto que era hora de irme, me levante, bese sus nudillos y bese su frente, me aleje para verla y después me acerque a sus labios y los beses dulcemente, volvieron a aparecer lagrimas en mis ojos y un par cayeron en sus labios antes de alejarme, pero casi pegado a sus labios susurre—Te amo Bella, te adoro con todo mi ser mi amo, vuelve a mi bells, vuelve a mi, mi corazón.


Sali de esa habitación desecho y rogando como cada tarde por un milagro que sabia no llegaría.
Hoy te demuestro
Cuanto te quiero
Amandote hasta mi final

Sentí agua salada entrando por mis labios, abri mis ojos, agua salada? Donde estaba? Sentía los ojos pesados, trate de abrirlo pero la luz me lastimo los ojos, escuche un pitido y una alarma despues escuche voces y volvi a caer en la inconsciencia, pero antes de hacerlo dije “Edward”.


Fui al hospital nuevamente esta tarde, cuando quize aparcar en el lugar de siempre estaba ocupado por un carro de policía, el papa de Bella, el siempre venia los fines de semana cuando tenia libre de la comisaria, me estacione unos 8 lugares del auto del padre de Bella y camine hacia la jardinería que tenia el hospital.


Cuando entre Angela, la señora del local me saludo—Hola Edward!, hoy madrugaste eh!—asentí y me dirigi al final donde estaban las rosas rojas, pero la señora angela me detuvo—oh no querido las rosas rojas se acabaron, pero aun quedan rosas rosas y blancas, pero las rosas son de la amistad—dijo afligida—en cambio las rosas blancas—dijo con una sonrisa—simbolizan paz, esperanza, porque no llevas hoy una blanca Edward—asentí busque la rosa blanca con los petalos mas extendidos y pague por ella, me dirigi al cuarto de Bella he iba pensando en todas las cosas que hoy salieron diferentes, tal vez hoy seria diferente.


Pero cuando llegue a la habitación de Bella, la flor se cayo de mis manos. No, esto no podía estar pasando, no podía ser, a alguien en coma no se le mueve a menos que haya reaccionado o haya… muerto, me gire y casi corri a la oficina de mi padre, estaba vacia, busque a la enfermera en turno—Buen Día Carmen, mi padre?—Buen día Edward, tu padre esta realizando unos estudios, pero no tardara quieres que le diga que lo buscas?—por favor, muchas gracias—ella sonrio y se dirigió hacia laboratorios.


Regrese a la oficina de mi padre, y espere por 30 min, pensando en que tal vez los milagros si existieran, no pude mas abri la puerta, pero cuando sali vi al padre de Bella saliendo con lagrimas en los ojos y la madre llorando abrazada a Charlie, lo peor vino a mi mente y sin pensarlo me dirigi a Laboratorios, estaba por entrar cuando alguien de seguridad me detuvo—Edward, a donde vas—dejame Laurent dejame pasar por favor—No Edward, calmate por favor—Sueltame—grite soltando un golpe a su mandibula y derribándolo.


Edward?—me gire al reconocer esa voz, ahí estaba mi diosa, mi sol personal mirándome sorprendida en una silla de ruedas, sin poder mas me tire a sus pies y llore sobre sus rodillas—Oh Dios Bella, he tenido tanto miedo a perderte, no sabia lo que haría conmigo si tu me dejabas en este mundo, Dios Santo te amo tanto Bella jamás, jamás me dejes nunca, por favor—la mire y ella tenia lagrimas en los ojos y una sonrisa salió de sus labios.


Se acerco a mi y me susurro—nunca Edward, nunca te dejare, Te amo mi amor—me beso despacio y con lagrimas saladas, nos perdimos en el beso.

Lo mejor que me ha pasado
Fue verte por primera vez
Y estar asi de mano en mano
Es lo que amor siempre soñé

Alice, debes ayudarme, este regalo debe gustarle—dije mordiéndome el labio, hoy cumplíamos un año de novios y quería regalarle algo especial y único, hoy me entregaría a Edward, pero la ropa interior era el problema, no sabia que debía ponerme, así que Alice me arrastro a Victoria Secret y aquí estaba mirándome frente al espejo mientras mi amiga me veía casi desnuda en el probador.


Bella, es que no se, mira el negro es perfecto, es sexy, el rojo es provocativo, es pasión, pero el blanco es pureza, esperanza—se quedo callada y luego solto una risita—que? De que te ries?—dije con el ceño fruncido—Sabias que el día que despertaste, mi hermano te llevaba una rosa blanca?—me quede callada, si lo recordaba, Edward había corrido por esa rosa y me la había dado, me había dicho que esa rosa era nuestra fe y esperanza y que siempre debía guardarla, ahora estaba seca y marchita, pero la rosa la seguia conservando, era uno de mis mas preciados tesoros.


Sabes creo que ya decidi cual quiero—dije volviéndome a vestir y dirigiéndome a la caja, pague la ropa y nos fuimos a casa de los Cullen, hoy la casa se quedaba sola, los padres de Edward, estaban de viaje y Alice dijo que justamente hoy Jasper la invito a cenar a su casa y después iria con Rose a hacer tarea, llegaría tarde, sonreí ante el plan maquiavélico que habíamos tramado sin que Edward se diera cuenta.


Preparamos el cuarto de Edward, con petalos, velas aromaticas, incienso, todo para que fuera perfecto—bueno hermanita, hasta aquí llego yo, lo demás corre por tu cuenta—me dijo guiñándome el ojo—diviértanse, los quiero—me abrazo y se fue. Respire hondo en cuanto cerre la puerta y me dirigi al cuarto de Edward para prepararme.


10 min después llego Edward y respire hondo y abri la puerta—Bella?—sonreí—Hola amor, pasa—dije haciéndome a un lado y dejándolo pasar, había preparado la comida en la tarde estaba en el horno conservando el calor, le quite su abrigo y su mochila y la deje en el sillón—Acompañame—dije dándole un beso ligero en los labios.


Pasamos junto al comedor—wow Bella, esa si es una mesa puesta—sonreí para mis adentros y eso no era nada, llegamos a la cocina y le pase algunos sartenes y me ayudo a servir en los platos, la carne y las patatas las saque del horno y el acerco su nariz—mmm, que delicia, ya quiero probarlo—acerco su mano y le pegue—esperate a la mesa—le dije enfurruñada. a


O que señorita popularidad, que me hara?—me rei le encantaba decirme así, desde que supieron que Edward y yo eramos novios, todos los chicos de la universidad habían querido “hacer su intento” conmigo, aunque claro yo siempre los bateaba limpiamente, el único que no entendía era Jake, eso borro mi sonrisa.


Si no te esperas no te dire lo que hizo hoy Jake—se tenso y volvi a sonreir, siempre se comparaba con el diciéndome que el era perfecto para mi, el no entendía que el único perfecto en mi vida era el, mi chico de cabello broncilineo y matadito de la clase—ayúdame por favor—asintió y fue y dijo todo en la mesa cuando ya estaba todo listo, me quite el delantal y estaba dejándolo en la barra cuando sentí uno labios en mi oído.


Dime Bella, que hizo Black esta vez, me gire en sus brazos y vi su cara enojada, con ganas de golpear, le sonreí de lado y negué, subi mi mano para acariciar su pomulo—Tranquilo amor, nadie ni nada podrá separarme de ti—cerro los ojos e inclino el rostro hacia mi mano—promételo Bella, prométemelo—dijo abriendo los ojos y mirándome con miedo y angustia—Te lo prometo Cullen—dije acercándome a sus labios—Te creo Swan—se acerco a mi me tomo de la cintura y me pego a su cuerpo.


Nos besamos primero despacio, solo caricias suaves, pero mi lengua delineo su labio superior y tomo mi lengua entre sus labios, después su lengua invadió mi boca y empezamos a profundizar el beso, mis manos viajaron por los músculos de su pecho a su cabello tomando un puñado y aferrándome a el, me pego por completo a la barra y a su cuerpo quedando presionada por ambos lados, las manos en mi cintura empezaron a pasearse por mi espalda, hasta pasar las manos por los costados de mis pechos y hacerme gemir.


La sensación era deliciosa, sin poder evitarlo eche mi cabeza hacia atrás dejando el camino de mi cuello libre, Edward no desaprovecho la oportunidad y de mis labios bajo a mis orejas, mordió mi lóbulo—Edward—gemi—mmhh!—La cena,… se va a enfriar—dije jadeando—dejalo tengo otro tipo de hambre—me rei y sin pretenderlo me restregué contra su entrepierna, gimio en mi oído, provocándome un escalofrio—Bella, amor no me estas ayudando—nuevamente rei y me aleje un poco de el, poniendo distancia, me acerque a su oído y susurre—y quien dijo que jugaría limpio?—me alcance a escapar por uno de los lados y me dirigi al comedor.


No vamos a cenar—dije haciendo un puchero, el solo me vio, rio y negó y comenzó a caminar hacia mi, beso mi frente y después me movio mi silla para que me sentara—gracias! Dije dedicándole una sonrisa—De nada señorita—dijo besando mis nudillos, adoraba esto de el, era en verdad un caballero, era perfecto, era mi todo.


Mientras cenábamos platicamos de todo, de la escuela, de las clases, de las practicas de Ed en el hospital, ya que el estaba estudiando medicina y yo literatura, del intento de “avance” fallido de Jake—juro que un día de estos le demostrare, quien es tu único amor—dijo mirando con odio la comida, solo rei y lo ignore, cuando terminamos estaba nerviosa, debía prender las velas y el incienso de seguro ya se había acabado, empece a levantar los platos para despejarme pero el me dijo que el lo haría así, que me disculpe diciendo que iria al baño.


En cuanto quede lejos de su vista corri a su cuarto y me prepare, todo estaba perfecto solo faltaba el, tome aire para lo que haría y Sali de su cuarto y camine escaleras abajo—Bella, cariño estas bien tardaste mucho, algo te cayo mal—No Edward, solo necesitaba quitarme alguna cosas—vi como fruncia el ceño y se giraba para quedarse con los ojos completamente abierto—Por Dios—te dije tenia que desprenderme de alguna cosas—dije sonriendo, Edward dejo lo que estaba haciendo y se dirigió hacia mi y me estampo contra sus labios, nos besamos feroces, ardiendo por la sensación del otro y disfrutando de los roces y las caricias.


Edward se despego del cuerpo de Bella, para verlo mejor, se veía preciosa, con ese brassier que resaltaba la piel nívea de sus pechos y mostrando por el transparente encaje sus pezones rozados y excitados y ese bóxer de encaje blanco que era transparente de la parte de atrás dándome una vista espectacular de sus nalgas, se veía perfecta, simplemente perfecta. Gemi alto, provocando que un escalofrio recorriera el cuerpo de ambos—Bella estas segura?—ella asintió, se puso de puntillas y lo beso—Si Edward, Te amo—sonrio, lo tomo de la mano y lo llevo escaleras arriba.


El ya no pensaba solo deseaba tocar sus pechos, saborear su piel, disfrutar de sus caricias y sentirla gemir abajo suyo, con lentitud se dio cuenta hacia donde se dirigían, pero al entenderlo jalo de su brazo para hacerla regresar y que rebotara en su pecho, capturo sus labios entreabiertos por la sorpresa y los devoro, con ansia, con anhelo, Bella se derritió en sus brazos y pronto la pego a la pared, empezó a besar su cuello y el inicio de su pecho, saboreando, disfrutando, deleitándose con su sabor a fresias, ella siempre olia a fresias, era delicioso. Empece a acaricias con mayor fuerza sus caderas y ella levanto un pierna para engancharla en mi cintura, tome la otra sin pensar y tomandola de las nalgas nos encaminamos a mi cuarto.


Yo trataba de ver mientras ella lamia mi cuello, de repente me mordió, un mordisco en una zona sensible ocasiono que casi cayera al piso, junto con ella—Bella—gemi mientras la volvia a recargar en la pared para atacar uno de sus pechos por sobre la ligera tela del brassier, succiones, lami y mordí hasta saciarme; por ahora, volvi a dirigirme a mi cuarto y abri la puerta para frenar en seco, Bella recargo su cabeza en mi hombro y solto una risita nerviosa—te gusta?—que si me gustaba era perfecto, era cuanto hubiera deseado para nuestra primera vez—Es perfecto, amor—dije besándole la frente.


La deposite en el suelo para que ella hiciera conmigo cuanto quisiera—Soy tuyo Bella, haz conmigo lo que quieras—ella se acerco para besarme despacio y eso estaba matándolo, estaba ansioso por sentirla, tocarla, pero esperaria si ella deseaba tener el control, seria paciente. Bella empezó a bajar las manos por su camisa y cada beso repartido, era un botón abierto, cuando la camisa quedo completamente abierta, acaricio los músculos de su abdomen y los pectorales marcados de su cuerpo, aunque era un “matado” como ella me llamaba, también me gustaba hacer ejercicio, iba al gimnasio tres veces a la semana.


Un ronroneo, lo hizo volver—Me encanta tu cuerpo Edward—bella suspiro cerca de su cuello, provocándole escalofríos—es simplemente perfecto—como tu—dije con una sonrisa y olvidándome de esperar y ser paciente, al diablo la paciencia, le acaricie los pómulos y empecé a repartir besos tiernos por todo su rostro, cuando llegue a su cabello aspire su esencia hasta que ya no pude respirar mas. Bese sus labios despacio, primero, pero conforme el beso crecia nosotros dabamos un paso hacia la cama, Bella me quito la camisa resbalándola por mis hombros y tocando los musculo de la espalda, gemi ante sus caricias, sin poder soportar mas la agarre de las nalgas y la cargue para restregarme contra ella—Edward—gimio en mi boca, nos deje a ambos en la cama.


Y me separe solo un poco para terminar de desnudarme, me quite los zapatos avente los calcetines y rápido me quite mis pantalones con todo y bóxer, pronto estuve desnudo ante ella y vi como se mordía el labio inferior viéndome, mi erección dio un respingo ante su mirada, Dios si ella no cambiaba esa mirada pronto terminaría para mi mayor vergüenza—te gusta lo que ves?—le pregunte con la voz mas ronca—si y mucho—ronroneo y no pude mas, me deje caer para devorar sus labios, ambos jadeábamos por busca de aire cuando baje a su cuello, para seguir besándola, lami y mordí su lóbulo ocasionando que su piel, se pusiera de gallina, mi Bella gimio mas alto cuando llegue a sus hombros y con cada beso iba retirando una poco el tirante de su brassier, hasta quitarlo por completo, lo mismo paso con el lado derecho.


Cuando ya no había obstáculos, baje despacio mi mano a su espalda, haciendo que se arqueara y con una mano, desabroche ese instrumento de tortura, la despoje de su brassier y me perdi en sus pechos, turgentes, altivos, bellos y sus pezones rosados, me atrajeron como la mosca a la miel y me perdi en su sabor—Edward—dijo Bella agarrando un puñado de cabello en sus manos y estirándolo mientras se arqueaba hacia mi.


Disfrute de sus pechos hasta saciarme, de apoco fui bajando a su estomago, y lami todo el camino hasta su centro, tome la orilla del bóxer con mis dientes y lo jale hacia abajo hasta quitarlo, Bella me ayudo comiendo sus caderas y su olor me lleno por completo, desesperado por tocarla subí una de mis manos para acariciar su centro de una forma suave y ligera, hasta que encontré ese botón que la hizo gemir y volverme aun mas loco, despacio y acariciando sus piernas, las separe un poco, para acomodarme y saborearla.


Puse sus piernas en mis hombros y me dedique a disfrutarla, lami su centro y botón mientras meti un dedo en su centro y bombeaba—Edward—gimio y se arqueo, en ese movimiento meti otro dedo, ahora eran dos los que bombeaban en su centor y al paso de los minutos meti un tercero, empece a sentir que sus paredes se cerraban en torno a mis dedos y bombee mas deprisa mientras succionaba su clítoris, haciéndola terminar—Edwaaaaaaaaaaaaaaard—sentí cada convulsión de su centro y bebí de su néctar como un sediento.


Estaba famélico, cuando todo resquicio de su orgasmo se fue, me fui a sus labios para besarlos y devorarlos, saber que ella se saboreaba fue mi perdición, me coloque y posicione mi erección en su centro, cuando un rayo de razón entro en mi—Bella no podemos, no tengo condones—ella sonrio enigmática, se acerco a mis labios, los beso y devoro con ansia, sobre ellos me susurro—no te preocupes, he estado tomando la pastilla desde hace mas de un mes que planee esto—sonreí y la bese y sin nada que me detuviera empece a entrar en ella, despacio le gritaba a mi mente, era la primera vez de ambos y aun si sentía que debía ir rápido, tomarla con ansia, pero mi mente gritaba que no, así que centímetro a centímetro, sentí como ella me tomaba.


Hasta toparme con su barrera, la mire a los ojos y vi el deleite que tenia con solo los poco centímetros que tenia dentro de ella—Bella, amor, por favor perdóname—abrió, lo ojos y me vio extrañada, entonces tome impulso y entre de un solo empuje, Bella grito y lagrimas salieron de sus ojos y me araño la piel de la espalda—lo siento amor, era la única forma, perdóname, te amo, eres todo para mi Bella, todo—continue acariciándola, besándola, susurrándole palabras de amor, hasta que sentí que poco a poco se relajaba en mis brazos—mejor?—le dije sonriendo, ella me miro y movio la cadera dándome la respuesta que necesitaba.


Empece a moverme despacio al inicio disfrutando de ella, de las sensaciones, de las caricias, conforme avanzaba el tiempo nuestras caderas empezaron a chocar con mas ansia, con mas ferocidad, Bella empezó a moverse en circulo ocasionando que me acercara peligrosamente a la orilla—Bella, te amo—baje mi mano a su centro y lo acaricie y pellizque—Edward, ah!—correte Bella, correte para mi amor ,ahora—Edwaaaaaaaaaaaaaaaaaaard aaaaaa!—sentí las convulsiones empezar a presar mi erección y sin mas me deje ir—Bellaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa—movi mi cadera mas fuerte, el vaivén aumento y volvi a sentir como Bella, llegaba nuevamente al orgasmo, me derrumbe encima de ella y ella solto una risita, y me acaricio la espalda.


Per… don… deja… me… qui… to—dije jadeando en busca de aire, me acoste de lado, atrayéndola a mi cuerpo y suspirando feliz—es lo que esperabas?—pregunte sabiendo contento y feliz por esto—si—sonrio y beso mi brazo que le servia de almohada, se giro y pego sus labios a los mios—Te adoro—me susurro—Eres mi mas grande felicidad Cullen, te amo desde que te vi por primera vez y desde que descubri tu talento con el piano—se rio y yo también, hace unos meses había descubierto su terrible secreto, ella me espiaba en la escuela cuando estaba tocando el piano, pero ella no sabia que yo tocaba para ella, y por ella.


Bella, me haces el hombre mas feliz de este y por eso—dije separándome y dirigiendo a mi armario para sacar una cajita igual de terciopelo, pero mas pequeña, llegue a la cama y ella se sento y se tapo con las sabanas, me miro a los ojos con lagrimas en ellas, me incline al pie de la cama y tome su mano izquiera— Isabella Marie Swan, me concederías el mas grande honor de ser mi esposa—sonrio y unas lagrimas cayeron por su rostro, salto de la cama para abrazarme y besarme—Si Edward Anthony Cullen, acepto ser tu esposa, acepto—grito y sonrio y me abrazo y me beso.


Después de colocarle el anillo en su dedo corazón, le bese los nudillos y los labios y nos volvimos a perder en las caricias del otro toda esa tarde y parte de la noche.

[Chorus]
Hoy te prometo
Amor eterno
amandote hasta mi final

Bella, donde estas?—escuche que me llamaba Edward—aquí estoy—respondi desde la cocina, hoy era nuestro tercer aniversario de bodas y le tenía una increíble sorpresa a Edward, y esa sorpresa estaba justo debajo de su plato, le pedi a Jacob que me ayudara en esto, entreteniéndolo en el trabajo mientras Nessie y yo arreglábamos todo en la casa, solo por hoy dejaría de escribir mi libro, al final de cuentas la inspiración no se iria.


Mmm, que rico huele, que preparas?—dijo Edward abrazandome y besando mi sien—tu favorito, carne con patatas al horno—sentí como sonrio y gire a verlo—Bien Swan, suelta la sopa, algo escondes, lo se sino no harias carne con patatas—yo?—dije haciéndome la inocente—ya! Ahora no puedo prepararle a mi esposo carne con patatas sin ocultar algo eh!—sonrio otra vez y se separo de mi probando la pasta que había preparado para acompañar la carne, le pegue en la mano—Espera—Ouch! Anda Bella dime que ocurre que tiene hoy de especial—fue cuando me quede trabada en mi lugar y voltee a verlo con ojos como platos—que quieres decir con el “que tiene hoy de especial”—pues si amor, actuas como si hoy fuera diferente, me perdi de algo—dijo poniéndose serio, me quede callada, tenia un nudo en mi garganta, esto no podía ser, no lo recordaba, me gire y negué—nada, no tiene nada de especial, solo quize consentirte es todo—volvió a sonreí y me volvió a besar la sien—bien, dejame ayudarte con esto—se llevo todo a la mesa y me limpie las manos, tome aire y seque las lagrimas que se habían derramado, calma no pasa nada, la sorpresa aun esta en su plato así que no pasa nada.


Camine hacia el comedor y me detuve a mitad de camino de mi silla, había un estuche sobre mi plato de color negro de terciopelo, voltee a ver a Edward y el me sonrio, me volvió a abrazar y acerco la caja—Crees que olvidaría nuestro aniversario Swan? Me crees capaz?—negué con lagrimas en los ojos y lo bese, cuando nos separamos ambos jadeábamos me abrazo mas fuerte y me pego a su cuerpo—ábrelo—me susurro, lo abri con manos temblorosas, una jadeo salió de mi boca cuando vi la preciosa pulsera que tenia, tenia un dije en forma de corazón con un grabado en el.


“Porque mi corazón te pertenece” decía al frente y en la parte de atrás “Te amo Bella, Edward”, lagrimas salieron descontroladas de mis ojos—gracias—lo abrace mas fuerte y lo bese, me separe y el se me quedo viendo sorprendido—yo también te tengo una sorpresa, cierra los ojos por favor—el asintió y los cerro, fui por la carta y cuando estuve cerca de el le dije que abriera los ojos, me miro con una duda en su cara y después agarro la carta y la leyó, después de ver que era me miro con cara de sorpresa– es cierto? Estas embarazada?—asentí—y de dos meses—dije sonriente, me abrazo con fuerza y me giro hasta hacerme volar por el aire –riendo los dos hasta que me bajo y me beso hasta que no falto el aire, después tomo mi mano y me arrastro escaleras arriba—Edward? La comida se va a enfriar? A donde me llevas?—a demostrarte lo feliz que me hace esta noticia y enseñarte lo mucho que te adoro.


Esa tarde la comida se enfrio y hasta entrada la noche bajamos a “comer” solo para saciar el apetito, porque el otro hambre que teníamos ese jamás lo podríamos saciar, ni viviendo un amor eterno a su lado.
--------------------------------------------------------------------------------------------
Este OS esun regalo para las personas mas importantes de mi vida, mi mariado y mis pollitas.

Xicas este regalo que les hice con mucho cariño, espero les vaya a gustar, es una forma de darles las gracias por todos los momentos que me han dejado vivir junto a ustedes, las amo con todo mi corazon, y espero algun dia poder tenerlas enfrente y abrazarlas y agradecerles por darme un pequeño espacio en su vida.

Mamior, gracias por estar siempre ahi mi cielo, eres lo mas bello que la vida me pudo mandar y eres lo mas perfecto para mi corazon y mi mente, Te Adoro con todo mi ser Carlos y no hay dia en el que no agradezca a Dios por ti, gracias por ser mi apoyo y gracias por amarme, te adoro mi angelito bello

Espero con ansias sus comentarios, los quiero mucho

P.d. Los personajes pertenecen a la sra. S. Meyer, la historia es de mi poca imaginativa mente

Mordiscos Dulces